Reparando la Ruptura

Written by  //  31/03/2014  //  Crianza Respetuosa  //  No comments

Relacion rota

Ningún padre o madre es perfecto, todos podemos cometer errores al interactuar con nuestros hijos. Cada error es una oportunidad de modelar un comportamiento : cómo reparar la relación y reconectarnos con aquellos a quienes hemos herido.

Tras haber perdido el control y por ejemplo,  haberle gritado a nuestro hijo, experimentamos una "ruptura" en la relación. Al recuperar nuestra calma podemos trabajar en reconectarnos. De esta forma esas experiencias dejarán menos huella en nuestros hijos, les harán menos daño y podremos aprovecharlas para unirnos más y enseñarles una habilidad que reforzará su inteligencia emosocial

¿Que obstáculos pueden interferir entre nosotros y el proceso de reconexión?

- Nuestro propio enojo

- Nuestros asuntos no-resueltos de nuestra infancia

- Nuestra vergüenza (típicamente resulta de una preocupación excesiva de la opinión de otros)

- Nuestro deseo de "hacer como si nada hubiera ocurrido"

Cómo reparar la ruptura y reconectarnos con nuestros hijos:

- Céntrate en ti mismo para recuperar la calma y así reconectar el área pre-frontal de tu cerebro de nuevo.

Algunas técnicas son: respira, realiza ejercicio físico, sal fuera de tu casa o cambia de habitación, bebe un vaso de agua o una taza de té, etc.

- Reflexiona sobre la situación. Enfócate en lo que tú experimentaste y en lo que tu hijo pudo haber sentido, esto es clave para realizar una reparación efectiva. Piensa cómo reconectarte con tu hijo. Observa la interacción desde el punto de vista de tu hijo. Piensa en tus asuntos pendientes de la infancia y  cómo fue que la situación hizo que se "dispararan" o se "re-activaran" .

- Acércate a tu hijo y explícale tus intenciones de reconectarte. Acepta las dificultades que recién tuvieron. Habla sobre la experiencia de ruptura de manera  neutral, manteniendo ambos puntos de vista en mente (el tuyo y el suyo). . Ejemplo: "Ha sido difícil para nosotros habernos peleado de esta forma.

Realmente deseo que de nuevo nos sintamos bien uno con el otro. Vamos a hablar al respecto".

- Escucha los pensamientos y sentimientos que tu hijo exprese.

 

- Refleja lo que escuchas, es decir su propia experiencia de los eventos (sin interrumpir, sin justificar, sin comparar, sin juzgar).

 

- Habla sobre el aspecto tóxico de la ruptura. Coméntale que a veces la gente, aún los padres, tenemos emociones muy fuertes y perdemos el control y no  actuamos racionalmente.

- Pide perdón si así lo sientes necesario.

- Abrázalo, si así te lo permite.

 

Para recordar:

- Los niños más pequeños pueden necesitar más ayuda para incorporar las rupturas tóxicas en una historia coherente. Observa a tu hijo para identificar si necesita de apoyo adicional (re-crear la escena, marionetas, contarla en forma de cuento, dibujar, etc.)

- Los niños más pequeños pueden desear cercanía física (abrazos, besos, lactar). Los niños más grandes a veces prefieren que mantengas tu distancia.

- Observa para aprender cuál es el estilo que tiene tu hijo para procesar una ruptura y reconectarse y respétalo. Es importante ser oportunos al realizar la reconexión (ni demasiado pronto, cuando los ánimos están muy caldeados, ni dejar pasar demasiado tiempo).  Si en el primer intento la reconexión no se logra dar (se vuelven a enojar, te rechaza, etc.), no te rindas e inténtalo después de nuevo.

About the Author

View all posts by

Leave a Comment

*

comm comm comm