La madre moldea el cerebro del bebé

Written by  //  19/11/2013  //  Allan Shore, Apego, Crianza de Apego  //  No comments

bebe y mama

Líder en neuropsicología expone las neurociencias que sustentan  la teoría del apego en la crianza, lo cual lo ha llevado a ser descrito como “El Bowlby Americano”.

Las aportaciones científicas del Dr. Allan Schore (Ph.D.), han influido en áreas como la pediatría, salud mental infantil, psicología clínica, biología del comportamiento, entre otras.

Algunos de las ideas que promueve Schore en base a sus investigaciones son:

  • La relación de apego entre la madre y el hijo le da forma, moldea el lado derecho del cerebro.
  • El desarrollo temprano, tanto durante el embarazo como después del nacimiento, tiene efectos en lo que sucede después en la vida de la persona, no solo en términos de bienestar emocional, sino también en lo que refiere al desarrollo de desórdenes psiquiátricos. Durante el primer año de vida no hay comunicación verbal: es todo emocional. Esto era terreno desconocido para la ciencia, que no sabía cómo abordarlo, pero gracias a la tecnología se pudo estudiar el cerebro del niño y de la madre.
  • Todo lo vinculado al apego se desarrolla durante el primer año. La idea esencial es que la relación de apego entre la madre y el hijo le da forma, moldea el lado derecho del cerebro. Hay una herencia genética natural, pero el entorno social y afectivo va tallando, como una escultura.

El lado derecho del cerebro es el que permite mirar a los ojos al otro y saber que algo anda mal. Las expresiones faciales, las sonrisas, la tristeza, el tono de voz. Allí está la habilidad de entender el estado emocional, lo que pasa por la mente o las motivaciones que tiene la otra persona. El punto más importante en este sentido es la comunicación no verbal, de cerebro derecho a cerebro derecho, que se da entre la madre y el niño. Al mismo tiempo que esto ocurre, el cerebro del bebé está doblando su tamaño, y en esto incide el apego.

¿Cómo transmitirle al bebé la empatía?

  • Siendo cuidadosos y atentos; poniendo al bebé en el primer lugar.
  • Siendo abiertos, genuinos, y estando disponibles emocionalmente.
  • También ayuda si hay una relación fuerte entre la madre y el padre.

La clave es esta sofisticada forma de relacionamiento. El foco no es racional sino emocional. Es la habilidad de la madre de leer la mente y el cuerpo del bebé.

Ella tiene la capacidad de aliviar la tensión del bebé, de calmarlo, de regular su estrés, pero también incide en su disfrute y entusiasmo. Es decir, no solo puede escucharlo, sino también regular sus emociones.

Ella puede cambiar su conducta. Además, el apego otorga al bebé una sensación de seguridad.

¿Y qué rol tiene el padre en esto?

  • El primer apego es con la madre. Después, en el segundo año de vida, el bebé tenderá un lazo también con el padre.
  • El bebé tiene distintas relaciones con sus padres: la madre es la que lo calma, mientras el padre tiene un vínculo más enérgico y le enseña a explorar.

Hoy tenemos evidencia de que la madre realmente da forma al lado derecho del cerebro, pero el padre también incide. Y es más que un efecto psicológico: el crecimiento del cerebro está influido por esas relaciones.

¿Qué sucede con quienes no tuvieron ese apego?
Justamente, no estudiamos solo el desarrollo normal, sino también el que lleva a desórdenes psiquiátricos o psicológicos. La que está en juego es especialmente la habilidad del lado derecho del cerebro de regular el estrés. Es importante que el niño sepa que el otro está emocionalmente disponible para él.

En ese sentido, los desórdenes psicológicos tienen raíz en el desarrollo temprano del cerebro.

Entonces, ¿qué pasa si hay abuso o negligencia?
Bueno, por eso es muy importante que haya programas de prevención temprana.

Video "Apego y Neuropsicología"

La experiencia de la visualización de la mamá permite que esas sinapsis se conecten a través de la relación de apego, primero piel con piel, aroma con aroma y después se convierte en cara a cara a través de la mirada. De esta forma la madre está proporcionando los estímulos que son necesarios para que los circuitos neuronales se establezcan".

Allan Schore
Dr. Allan Schore Neuropsicólogo

Doctor en Psicología por la Universidad de Rochester y graduado en Psicología Clínica, realizó su residencia en Psicología y Neuropsicología Clínicas en la Clínica Lafayette de Detroit. Actualmente imparte clases prácticas en el  Departamento de Psiquiatría y Ciencias Biocomportamentales de la Escuela de Medicina David Geffen, UCLA (Universidad de California, Los Angeles) y en el Centro para la Cultura, el Cerebro y el Desarrollo (Center for Culture, Brain and Development) de la misma universidad.

Es autor de tres volúmenes fundamentales en los que ha expuesto una teoría de la regulación de los afectos y del concepto de "sí mismo" (self) basada en la neurología y la psiquiatría del desarrollo, y centrada en el origen, la psicopatogénesis y tratamiento psicoterapeutico de la formación temprana del concepto subjetivo de "sí mismo" (self).

Su trabajo ha contribuido al desarrollo de diferentes disciplinas entre las que encontramos la neurología del desarrollo, la psiquiatría, el psicoanálisis, la psicología del desarrollo, la teoría del apego, los estudios sobre el trauma, la biología del desarrollo, la psicología clínica y el trabajo clínico-social.
http://www.allanschore.com/
Referencia bibliográfica

Affect Regulation and the Origin of the Self. Allan Schore. Erlbaum, 1994.
Affect Dysregulation and Disorders of the Self. Allan Schore. W. W. Norton, 2003.
Affect Regulation and the Repair of the Self. Allan Schore. W. W. Norton, 2003.

About the Author

View all posts by

Leave a Comment

*

comm comm comm