Disciplina Efectiva: Cambia tu Paradigma

Written by  //  19/11/2013  //  Disciplina  //  No comments

Familia positiva 2

Claves de la disciplina en menores de 3 años. Parte II.

Si aplicas los principios de la Disciplina Positiva en la crianza de tu hijo construirás una relación de amor y respeto que les ayudará a convivir mejor y resolver juntos cualquier problema.

Disciplina proviene del Latín discere (aprender) y el sufijo -ina (pertenencia), por lo que su significado se acerca más a enseñanza, educación y no tiene que ver con castigo.

Las cuatro acciones fundamentales de la disciplina son:

  • Enseñar
  • Comprender
  • Fomentar (promover, animar)
  • Comunicar

Gracias a los avances científicos hemos podido aprender el proceso de desarrollo mental y emocional de los niños, en realidad, de las personas desde su etapa de infancia.

Ahora es el turno de que la cultura y la sociedad actualicen sus creencias para aplicar estos nuevos conocimientos de tal forma que abandonemos totalmente las prácticas punitivas que son contraproducentes.

El castigo parece funcionar en el corto plazo. Pero ahora sabemos, gracias a las investigaciones, que en el largo plazo el castigo crea:

  • Rebelión
  • Resistencia
  • Baja auto-estima

Los objetivos de quienes piensan que los castigos son necesarios para disciplinar tienden a ser de este estilo:

  • Hacer que mi hijo me haga caso
  • Lograr que mi hijo me escuche
  • Hacer que desaparezcan los problemas
  • Controlar a mi hijo para que no se meta en dificultades

El paradigma mental en ese caso es de dirección y control.

Si pensamos distinto y tenemos una visión a largo plazo no pensaremos en términos de manipular ni entrenar a un niño sino  de educar a una persona en su etapa de infancia teniendo en mente que en el futuro se convertirá en padre, colaborador,  ciudadano, miembro de una familia y  de una comunidad.

Con ese cambio de paradigma nuestros objetivos, al pensar en crianza y educación, serán similares a estos:

  • Ayudar a mi hijo a que se sienta capaz.
  • Contribuir a que mi hijo logre cualidades que le permitan relacionarse mejor (como el respeto y la  cooperación) y habilidades con las que puede salir adelante en la vida, como la resolución de problemas.
  • Ayudar a mi hijo a que tenga sentido de pertenencia y de propósito.
  • Entender el proceso de desarrollo de mi hijo para poder comprenderlo y guiarlo mejor de acuerdo a cada etapa.
  • Aprovechar los problemas como oportunidades de aprendizaje para mi y mi hijo.

Si nos enfocamos a estos planteamientos de largo plazo, los retos de corto plazo se irán resolviendo por añadidura.

¿Desean que su hijo coopere?

  • Involúcrenlo en encontrar soluciones a los problemas

¿Quieren que su hijo les haga caso cuando le digan que "no" a algo?

  • No se preocupes, esto sucederá cuando él se encuentre listo a nivel cognitivo (cuando alcance el desarrollo mental apropiado que logrará en la edad correspondiente, a su debido tiempo).

¿Desean que su hijo lo escuche?

  • Escúchenlo ustedes y comuníquese con él de forma que invite a ser escuchado.

Su hijo debe alcanzar cierto nivel de desarrollo mental para que pueda ser involucrado en el proceso de crear límites y buscar soluciones a los problemas.

Con esta nueva forma de pensar descubre las mejores prácticas de la disciplina positiva.

 

¡Comparte tus ideas!

¿Cómo pudiste (o planeas lograr) preparar tu mentalidad para aplicar Disciplina Positiva?  Comparte tu experiencia, pensamientos, dudas y opiniones.

¡Gracias por participar!

Artículos Relacionados:

Parte I: La clave para disciplinar a niños pequeños

Parte III: Mejores prácticas de la Disciplina Positiva

 

About the Author

View all posts by

Leave a Comment

*

comm comm comm