¿Dejo llorar a mi hijo?

Written by  //  19/11/2013  //  Crianza, Crianza de Apego, Crianza Respetuosa  //  No comments

Mi respuesta es un rotundo “no”. No dejes llorar a tu hijo a solas, no importa lo que te aconsejen los demás.

Cuando tu hijo llore, especialmente cuando es bebé, respóndele lo más rápido que puedas. Investiga cual es la causa de su llanto. Si es algo que puedes remediar (incomodidad, soledad, pañal sucio, hambre, sed) hazlo.

Permítele llorar  acompañado por ti, abrazándolo o meciéndolo, cuando parezca que simplemente necesita “desahogarse” (como por ejemplo en las noches que algunos bebés resienten la sensación de sueño que se apodera de ellos y entonces comienzan a llorar).

El clásico consejo de de “dejar llorar” al bebé por cualquier justificación  - ya sea para que se le “forje el carácter”, para que no se acostumbre, para entrenarlo a dormir solo, y otros- se basa en la búsqueda de la conveniencia de los adultos que desean recuperar espacios de tiempo para realizar sus actividades como antes de que naciera el niño. Sin embargo este consejo no tiene fundamento científico que pruebe que sea benéfico para la salud de tu hijo.

Entonces, eso significa que… ¿debe permanecer acompañado siempre… hasta cuando duerme?

Sabemos que una de las ocasiones en las que ocurre el llanto más persistente del bebé es cuando está solo, en su cuna, ya sea cuando intentamos dejarlo para que duerma su siesta o durante la noche, o para que “nos espere” mientras realizamos alguna actividad.

Las alternativas para evitar dejar solo a un bebé son:

  • Cargarlo en brazos o en un rebozo durante el día para que se sienta acompañado. La mamá puede llevarlo consigo mientras realiza sus actividades, o bien algún familiar o allegado puede hacerlo mientras su madre se encuentre ocupada en alguna labor que le impida llevarlo ella.
  • Que no duerma separado en un cuarto solo, en vez de eso puede optarse por alguna de estas alternativas:
    • Colecho, es que el bebé duerma con sus padres, en su cama. Cuando se cumplen ciertas condiciones para cuidar la seguridad del bebé, esta opción es la que le da mayores beneficios en su desarrollo físico y mental.
    • Que duerma en una cuna especial que va amarrada a la cama, al lado de su madre.
    • Que duerma en su cuna pero en el cuarto de los padres para que sea rápida la atención de cualquier necesidad que pueda tener y para que se sienta acompañado.

Cuando “abandonamos” al bebé o al niño pequeño durante periodos de llanto, debidos a alguna molestia o a la angustia de separación, nos arriesgamos a que desarrolle:

  • Sentimientos de baja autoestima
  • Desórdenes emocionales que se manifestarán posteriormente o en su edad adulta como son la ansiedad o la ira
  • Predisposición a las adicciones, derivada de las anteriores.
  • ¡Problemas de salud!

Por lo anterior mi consejo es “no dejes llorar en soledad a tu hijo”. En las ligas que se encuentran al final de este artículo puedes conocer las justificaciones para este consejo que han sido expuestas por investigaciones científicas y estudios del desarrollo cerebral.

Al indagar más sobre este tema puedes tomar una decisión informada sobre si dejas o no llorar a tu hijo solo. Si ya lo has hecho, puedes comprender los posibles orígenes de algunas de sus conductas que te preocupan y empezar actuar de forma consciente para apoyarlo y tratar de compensarlo.

Nunca es tarde para hacer una diferencia positiva en la vida de tu hijo.

En este sitio web del experto James McKenna, Ph.D. puedes investigar más al respecto de este tema, te recomiendo este artículo: Los bebés necesitan a sus madres cerca

También te recomiendo leer: ¿Daño mental si lo ignoro al llorar?

 

 Image courtesy of Nutdanai Apikhomboonwaroot / Freedigitaphotos.net

About the Author

View all posts by

Leave a Comment

*

comm comm comm