Declaración del llanto de los bebés

Written by  //  19/11/2013  //  Crianza  //  No comments

Resumen y análisis de la Declaración del llanto de los bebés

Un grupo de madres, padres, abuelas y abuelos, profesionales de la salud y la educación, preocupados ante la aplicación de métodos conductistas respecto al llanto de los bebés se han expresado a través de una importante Declaración que a continuación resumimos, transcribimos y comentamos.

Podemos resumir el texto con los siguientes puntos principales:

Estudios científicos avalan que debido a la naturaleza del ser humano, es decir, de la forma en que se desarrolla y funciona nuestro cerebro, mente y cuerpo:

  1. El llanto del bebé es natural, es su medio de comunicación.
  2. El llanto del bebé debe ser atendido.
  3. El lugar normal del bebé es el regazo humano (estar en brazos, sentir el cuerpo de una persona). El bebé necesita esta cercanía en especial el primer año de vida y sobre todo con su mamá.
  4. Si no se atiende su llanto se está poniendo en riesgo la integridad del bebé y la confianza que tiene en su entorno.
  5. El afecto corporal (cercanía, roce cuerpo a cuerpo) con sus allegados, principalmente de su madre, es necesario para la salud del bebé pues favorece el correcto desarrollo de su cerebro y de su sistema inmunológico.
  6. La lactancia materna es la mejor alternativa de nutrición para el bebé.
  7. La mujer debería empoderarse para gozar como parte de su sexualidad las etapas de: gestación, parto, exterogestación (el periodo donde madre y bebé instintivamente necesitan permanecer juntos ya que se da una simbiosis entre ellos) y lactancia.
  8. Una crianza que niega el contacto y afecto físico al bebé, y peor aún donde se le maltrata o lo agrede, tiene relación directa con:
    1. enfermedades en la edad adulta
    2. violencia creciente en todos niveles de la sociedad
    3. adicciones
    4. trastornos mentales
    5. Es más seguro para el bebé dormir en la cama con sus padres que dormir solo.
    6. Lo mejor es no aplicar métodos conductistas, por ejemplo para que los niños duerman solos (p. ej. Estivil, Ferber), ya que tienen graves consecuencias. Aplicar estos métodos no es educación o entrenamiento, es sometimiento.
    7. Instintivamente las madres, padres y los allegados que aman a sus bebés deseamos atender su llanto, tomarlos en brazos, colmarlos de caricias, besos y estar siempre con ellos. Ese instinto es acertado, llevémoslo a cabo.

 

Transcripción con anotaciones

A continuación transcribimos la Declaración completa en texto color azul, sin embargo hacemos algunas observaciones entre líneas que identificarás en color negro. El texto original que esté siendo referido se encontrará en itálicas.

Hombres y mujeres, científicas y profesionales que trabajamos en distintos campos de la vida y del conocimiento, madres y padres preocupados por el mundo en el que nuestros hijos e hijas van a crecer, hemos creído necesario hacer la siguiente declaración:

Es cierto que es frecuente que los bebés de nuestra sociedad Occidental lloren, pero no es cierto que 'sea normal'. Los bebés lloran siempre por algo que les produce malestar: sueño, miedo, hambre, o el más frecuente, y que suele ser causa de los anteriores, la falta del contacto físico con su madre u otras personas del entorno afectivo.

En vez de no es cierto que 'sea normal' , considero que hubiese sido más acertado usar frases como “no es cierto que sea en vano” o “no es cierto que sea sin razón” porque SI es normal que un bebé llore ya que es su manera de comunicarse.

La frase original pudiera llevar a los padres a sentir que deben evitar el llanto del bebé a toda costa, pudiendo caer en el error de reprimirlo.

Por ejemplo, para prevenir el llanto del bebé le podemos cambiar el pañal tan pronto muestre signos de incomodidad y antes de que llore; o bien, podemos darle de comer a la primer señal de hambre (como cuando busca el seno, o abre la boquita).  Pero si tras investigar y observar a su bebé concienzudamente, los padres descartan que llore por algún tipo de necesidades fisiológicas, de afecto o por alguna incomodidad que puedan corregir, entonces es posible que necesite llorar para desahogar su estrés o algún sentimiento que necesita expresar.

No es aconsejable tratar de evitar que llore el bebé si eso implica hacerle reprimir su llanto mediante métodos como: ponerle un chupete,  tratando de distraerlo (enseñándole algún juguete, “mira para allá ese osito, mira qué es eso…” etc.) o de decirle “ya, ya no llores, no pasa nada”… Es mejor tomarlo en brazos y decirle “estamos contigo mi amor, te amamos” y esperar a que recupere la calma.] El llanto es el único mecanismo que los bebés tienen para hacernos llegar su sensación de malestar, sea cual sea la razón del mismo; en sus expectativas, en su continuum filogenético no está previsto que ese llanto no sea atendido, pues no tienen otro medio de avisar sobre el malestar que sienten ni pueden por sí mismos tomar las medidas para solventarlo.

El cuerpo del bebé recién nacido está diseñado para tener en el regazo materno todo cuanto necesita, para sobrevivir y para sentirse bien: alimento, calor, apego; por esta razón no tiene noción de la espera, ya que estando en el lugar que le corresponde, tiene a su alcance todo cuanto necesita; el bebé criado en el cuerpo a cuerpo con la madre desconoce la sensación de necesidad, de hambre, de frío, de soledad, y no llora nunca. Como dice la norteamericana Jean Liedloff, en su obra The Continuum Concept, el lugar del bebé no es la cuna ni la sillita ni el cochecito, sino el regazo humano. Esto es cierto durante el primer año de vida; y los dos primeros meses de forma casi exclusiva (por eso la antigua famosa 'cuarentena' de las recién paridas); luego, los regazos de otros cuerpos del entorno pueden ser sustitutivos algunos ratos. El propio desarrollo del bebé indica el fin del periodo simbiótico: cuando se termina la osificación y el bebé empieza a andar: entonces empieza poco a poco a hacerse autónomo y a deshacerse el estado simbiótico.

La verdad es obvia, sencilla y evidente.

El bebé lactante toma la leche idónea para su sistema digestivo y además puede regular su composición con la duración de las tetadas, con lo cual el bebé criado en el regazo de la madre no suele tener problemas digestivos.

Cuando la criatura llora y no se le atiende, llora con más y más desesperación porque está sufriendo. Hay psicólogos que aseguran que cuando se deja sin atender el llanto de un bebé más de tres minutos, algo profundo se quiebra en la integridad de la criatura, así como la confianza en su entorno.

Los padres, aunque nos han educado en la creencia de que 'es normal que los niños lloren' y que 'hay que dejarles llorar para que se acostumbren', y por ello estamos especialmente insensibilizados para que su llanto no nos afecte, a veces no somos capaces de tolerarlo. Como es natural si estamos un poco cerca de ellos, sentimos su sufrimiento y lo sentimos como un sufrimiento propio. Se nos revuelven las entrañas y no podemos consentir su dolor. No estamos del todo deshumanizadas. Por eso los métodos conductistas proponen ir poco a poco, para cada día aguantar un poquito más ese sufrimiento mutuo. Esto tiene un nombre común, que es la ‘administración de la tortura’, pues es una verdadera tortura la que infligimos a los bebés cuando hacemos esto, y nos infligimos a nosotras mismas, por mucho que se disfrace de norma pedagógica o pediátrica.

Varios científicos estadounidenses y canadiense (biólogos, neurólogos, psiquiatras, etc.), en la década de los noventa, realizaron diferentes investigaciones de gran importancia en relación a la etapa primal de la vida humana; demostraron que el roce piel con piel, cuerpo a cuerpo, del bebé con su madre y demás allegados, produce unos moduladores químicos necesarios para la formación de las neuronas y del sistema inmunológico; en fin, que la carencia de afecto corporal trastorna el desarrollo normal de las criaturas humanas. Por eso los bebés, cuando se les deja dormir sol@s en sus cunas, lloran reclamando lo que su naturaleza sabe que les pertenece.

En Occidente se ha creado en los últimos 50 años una cultura y unos hábitos, impulsados por las multinacionales del sector, que elimina este cuerpo a cuerpo de la madre con la criatura y deshumaniza la crianza: al sustituir la piel por el plástico y la leche humana por la leche artificial, se separa más y más a la criatura de su madre. Incluso se han fabricado modelos de walkyes talkys especiales para escuchar al bebé desde habitaciones alejadas de la suya. El desarrollo industrial y tecnológico no se ha puesto al servicio de las pequeñas criaturas humanas, llegando la robotización de las funciones maternas a extremos insospechados.

Simultáneamente a esta cultura de la crianza de los bebés, se medicaliza cada vez más la maternidad de las mujeres; lo que tendría que ser una etapa gozosa de nuestra vida sexual, se convierte en una penosa enfermedad. Entregadas a los protocolos médicos, las mujeres adormecemos la sensibilidad y el contacto con nuestros cuerpos, y nos perdemos una parte de nuestra sexualidad: el placer de la gestación, del parto y de la exterogestación, lactancia incluida. Paralelamente las mujeres hemos accedido a un mundo laboral y profesional masculino, hecho por los hombres y para los hombres, y que por tanto excluye la maternidad; por eso la maternidad en la sociedad industrializada ha quedado encerrada en el ámbito privado y doméstico. Sin embargo, durante milenios la mujer ha realizado sus tareas y sus actividades con sus criaturas colgadas de sus cuerpos, como todavía sucede en las sociedades no occidentalizadas. La imagen de la mujer con su criatura tiene que volver a los escenarios públicos, laborales y profesionales, so pena de destruir el futuro del desarrollo humano.

A corto plazo parece que el modelo de crianza robotizado no es dañino, que no pasa nada, que las criaturas sobreviven; pero científicos como Michel Odent (1999 y www.birthworks.org/primalhealth), apoyándose en diversos estudios epidemiológicos, han demostrado la relación directa entre diferentes aspectos de esta robotización y enfermedades que sobrevienen en la edad adulta. Por otro lado, la violencia creciente en todos los ámbitos tanto públicos como privados, como han demostrado los estudios de la psicóloga suizo-alemana Alice Miller (1980) y del neurofisiólogo estadounidense James W. Prescott (1975), por citar sólo dos nombres, también procede del mal trato y de la falta de placer corporal en la etapa primera de la vida humana. También hay estudios que demuestran la correlación entre la adicción a las drogas y los trastornos mentales, con agresiones y abandonos sufridos en la etapa primal. Por eso los bebés lloran cuando les falta lo que se les quita; ell@s saben lo que necesitan, lo que les correspondería en ese momento de sus vidas.

Deberíamos sentir un profundo respeto y reconocimiento hacia el llanto de los bebés, y pensar humildemente que no lloran porque sí, o mucho menos, porque son malos. Ellas y ellos nos enseñan lo que estamos haciendo mal.

[Considero que no es positivo cargar a los padres de culpa con esta frase “lo que estamos haciendo mal”.  La culpa es un sentimiento que no propone, es mejor superarlo. Creo que el verdadero espíritu del mensaje se representaría mejor si usaran la frase “nos enseñan lo que necesitan que hagamos o que les proporcionemos…”]

También deberíamos reconocer lo que sentimos en nuestras entrañas cuando un bebé llora; porque pueden confundir la mente, pero es más difícil confundir la percepción visceral. El sitio del bebé es nuestro regazo: en esta cuestión, el bebé y nuestras entrañas están de acuerdo, y ambos tienen sus razones.

No es cierto que el co-lecho (la práctica de que los bebés duerman con sus padres) sea un factor de riesgo para el fenómeno conocido como ‘muerte súbita’. Según The Foundation for the Study of Infant Deaths, la mayoría de los fallecimientos por ‘muerte súbita’ se producen en la cuna. Estadísticamente, por lo tanto, es más seguro para el bebé dormir en la cama con sus padres que dormir solo (Angel Álvarez www.primal.es).

Por todo lo que hemos expuesto, queremos expresar nuestra gran preocupación ante la difusión del método propuesto por el neurólogo E. Estivill en su libro Duérmete Niño (basado a su vez en el método Ferber divulgado en Estados Unidos), para fomentar y ejercitar la tolerancia de los padres al llanto de sus bebés; se trata de un conductismo especialmente radical y especialmente nocivo teniendo en cuenta que el bebé está aún en una etapa de formación. No es un método para tratar los trastornos del sueño, como a veces se presenta, sino para someter la vida humana en su más temprana edad. Las gravísimas consecuencias de este método, han empezado ya a ponerse de manifiesto.

Necesitamos una cultura y una ciencia para una crianza acorde con nuestra naturaleza humana, porque no somos robots, sino seres humanos que sentimos y nos estremecemos cuando nos falta el cuerpo a cuerpo con nuestros mayores. Para contribuir a ello, para que tu hijo o tu hija deje de sufrir YA, y si te sientes mal cuando escuchas llorar a tu bebé, hazte caso, cógele en brazos para sentirle y sentir lo que está pidiendo; posiblemente sólo sea eso lo que quiere y necesita, el contacto con tu cuerpo. No se lo niegues.

About the Author

View all posts by

Leave a Comment

*

comm comm comm