Criarás según tus Creencias

Written by  //  19/11/2013  //  Empodérate  //  No comments

Crias como crees

Tus creencias nacieron en la infancia y afectarán la crianza de tus hijos.

Para los niños muy pequeños sus padres son como Dioses, todo lo que hacen y dicen tiene tremenda importancia.

Además, los niños le dan un significado a las experiencias que viven con sus padres, su familia y otros adultos que tienen influencia sobre ellos. Ese significado muchas veces queda oculto y es posible que les resulte negativo a largo plazo, que los haga dudar de su valía.

Por eso debemos tener cuidado, como padres y adultos, de lo que hacemos y decimos a los niños y delante de ellos.

Por ejemplo, si cada vez que algo se le cae de las manos al niño, su madre exclama enojada:

¡Ya te dije que lo sostengas con cuidado!¡Vaya hombre, pero cuando aprenderás!.

Dependiendo del temperamento del niño, de su estado anímico y de otras experiencias previas, es posible que le otorgue alguno de estos significados:

a)     “¡Bueno, bueno, pues no pasa nada! ¡Qué humor se carga mi madre!”  o

b)    “Soy muy torpe. Nunca aprenderé.”

Es difícil predecir el significado exacto que le asociará el niño a la experiencia, ya que depende de muchos factores en el contexto de su vida.  Sin embargo, los estudios psicológicos han encontrado correlaciones entre el tipo de trato recibido con la personalidad, actitudes y creencias que se forman.

Los significados de las experiencias vividas se van grabando en las mentes de los niños como creencias.  Y he aquí lo más interesante:

Como adultos esas creencias formadas en la infancia dirigen en buena parte nuestras vidas.

Algunas de esas creencias serán limitantes,es decir, nos ponen obstáculos en nuestro camino hacia una vida plena, hacia alcanzar nuestras metas.

Por ejemplo, si el niño le dio el significado marcado como inciso a) en el ejemplo anterior, no hubo una creencia negativa que lo afecte.

Pero si el niño le dio el significado marcado como inciso b), tal vez sea uno de esos adultos tímidos, que no se atreven a participar en actividades deportivas o grupales, o que no confían en ellos mismos, porque su creencia es que

Soy torpe. Nunca aprenderé

Nuestras creencias nos hacen juzgar las circunstancias de la vida de cierta manera. Por eso distintas personas tienen diferentes opiniones sobre los mismos eventos o aspectos de la vida. Por ejemplo, sobre el dinero hay quien cree en una de estas dos opciones:

Creencia a)“ El dinero es una herramienta para  obtener lo que deseamos, para realizar nuestros sueños. Todos tenemos derecho a esforzarnos por ganar dinero y al lograrlo podemos usarlo para ayudarnos a nosotros y también a otros”.

Creencia b) “Hay que tener cuidado con no tener demasiado dinero porque corrompe. Los ricos han obtenido el dinero por herencia o porque de alguna forma cometen fraudes. ‘Detrás de una gran fortuna hay un gran crimen’… dicen por ahí”.

Reflexiona ¿Cuál de las dos creencias le ayudará a una persona a acumular riqueza, o a emprender un negocio y hacerlo exitoso, o a invertir su dinero sabiamente para multiplicarlo?

Conozca a una persona que cree en el inciso b), creció en un entorno donde sus padres eran empleados y trabajaban arduamente para mantenerse en la clase media-alta. Trabajaban tanto que tenían poco tiempo para estar con sus hijos. Ambos pertenecían a un sindicato y continuamente comentaban en casa que el líder sindical hacía favores a cambio de dinero, que ya tenía una “casota” y un auto de lujo, ‘claro porque es corrupto’. También cuando aparecía alguien millonario en la televisión o los periódicos exclamaban “¡Imagínate tener tanto dinero! ¡Sería fabuloso! Pero también peligroso, porque el dinero corrompe. Al rato van a descubrirle algo a ese ricachón ambicioso”.

Imagínate que una persona cree en a) y otra en b). Se sientan a charlar sobre el dinero y se dan cuenta que tienen opiniones contrarias. ¿Quién tiene la razón?  Los dos cuentan con evidencia para ambas creencias, compuesta de información y eventos que han acumulado a lo largo de sus vidas  y que ratifican sus opiniones.

Los dos tienen su propio mapa de la vida.  Pero recuerda

El mapa no es el territorio

Ni todos los ricos son corruptos, ni todos son santos.

La realidad es una, es el territorio, pero cada quien tenemos nuestro mapa; es decir, una representación de la realidad, la cual que hemos ido dibujando a lo largo de nuestra vida, pero principalmente en nuestra infancia.

Si estamos de turistas en una ciudad desconocida y queremos ir a un museo. Si seguimos un mapa incorrecto no llegaremos nunca.

Sobre todos los temas de la vida tenemos alguna creencia, a veces  nuestras verdaderas creencias  contradicen a nuestros deseos conscientes  sin darnos cuenta.

Por eso cuando deseamos emprender un cambio en nuestra actitud o en nuestra forma de reaccionar ante la vida, es necesario primero trabajar sobre nuestras creencias, identificarlas, analizarlas, y luego modificar las que nos obstaculicen en el cambio.

También por ello es muy importante el tipo de crianza de tu hijo cuando es pequeño, porque estarás contribuyendo a formar sus creencias.

Por ejemplo: ¿Deseas que tu hijo sea un líder?

Un verdadero líder inspira a los demás porque tiene confianza en sí mismo, porque es capaz de entusiasmarse y apasionarse por las metas que desea lograr.

¿Qué tipo de creencias tiene un líder de sí mismo, de la vida, de las demás personas? ¿Crees que se puede ser un líder creyendo que la gente es mala, floja o tonta, o que es mejor no actuar, quedarse en la zona cómoda y no arriesgarse?

Un niño al que se le dice “Cállate, siéntate, no preguntes, no me molestes, estate quieto….”  ¿Crees que le será fácil ser líder cuando crezca?

Veamos un ejemplo de cómo nuestras creencias pueden ser la causa de ciertas reacciones que tenemos con los niños.

Situación Si tu Creencia es... Reacción automática Posible consecuencia
El niño pide otro dulce. “Si te descuidas el niño te tomará la medida. Le das un poco y querrá más. Hay que ponerle límites, que sepa quién manda” “No te lo voy a comprar. Ya con ese tienes. Punto se acabo”. El niño llora.El padre se enoja aún más, detesta las “escenas” en público”.Le grita a su hijo o lo ignora.¿Cómo crees que se siente el niño?
El niño pide otro dulce. “En los primeros años de vida la seguridad y confianza que tenga nuestro hijo en nosotros es básica para la formación de su autoestima y autoconfianza” “Hijo te amo, pero lo siento, no te voy a comprar otro dulce, estos tienen demasiada azúcar” (y piensa, no debí haberle comprado el primero, para empezar) El niño llora.El padre lo levanta en brazos o se agacha a su nivel y lo abraza, lo acompaña hasta que se calma. “Entiendo tu sentimiento de frustración, pero he decidido que lo mejor para tu salud es no comprarte el dulce”¿Cómo crees que se siente el niño?

 

Te invito a reflexionar sobre tu propio mapa:

  • ¿Cuáles son tus creencias sobre los niños, sobre la crianza?
  • ¿Cómo fue tu infancia?
  • ¿Deseas ser el padre que tuviste?
  • ¿Te gustaría transformarte en el padre que hubieras deseado tener?
  • ¿Crees que es posible cambiar?

Es importante que obtengas claridad sobre tus creencias respecto a la educación de los niños y que ajustes lo que sea necesario para que tus reacciones  y crianza contribuyan a formar las cualidades que deseas que logre tu hijo.

¿Qué piensas de este tema?

¿Verdad que tener un hijo puede ser la experiencia de mayor auto-desarrollo para el ser humano elegimos una crianza consciente?

¡Comparte tus ideas!

Bienvenidos todos los comentarios al respecto de este artículo.
Sugerencia:
Comparte tus creencias con nosotros. ¿Cuáles deseas cambiar? ¿Cuáles has logrado cambiar y cómo lo hiciste? Gracias por compartir!

Image courtesy of digitalart / FreeDigitalPhotos.net

About the Author

View all posts by

Leave a Comment

*

comm comm comm