Creencias que sustentan la Disciplina Positiva

Written by  //  19/11/2013  //  Disciplina Positiva  //  No comments

Creencias de Disciplina Positiva

Nuestro comportamiento está basado en nuestras creencias.

Si creo que no comer fruta diariamente me puede enfermar, haré lo posible por comerla regularmente. Si creo que los animales merecen respeto, me abstendré de golpear a mi perro. Si creo que alguien me ama incondicionalmente, confiaré en esa persona ciegamente.

Así,  si deseamos hacer un cambio en determinado comportamiento, es bueno comenzar trabajando en cambiar las creencias que lo “nutren”, de esa forma el cambio será duradero.

Por eso, antes de tratar de implementar la Disciplina Positiva con tus hijos identifica si tienes creencias como:

Una nalgadita a tiempo no hace daño”…

“A mí me regañaban mis padres y mira, no pasó nada”…

“Mi hijo sabe que lo amo, si le castigo no le afectará, porque sabe que es por su bien  y que a mí me duele más que a él”…

Reemplaza esos pensamientos por las creencias que te apoyarán para implementar  una disciplina positiva:

Sobre la naturaleza humana

  • Los primeros tres años del niño son críticos,  es cuando su cerebro crece más rápido, cuando se forman las redes neuronales más importantes.Por eso es que en estos años se fundamenta la personalidad del niño y la forma cómo verá la vida (optimista o pesimista, por ejemplo).

    En esta etapa nos toca a los adultos atender todas sus necesidades sin olvidar  la nutrición emocional en la forma de respuesta rápida a sus llamados, cariño, ternura, comprensión y contacto físico, porque…

  • Las actitudes de los niños pequeños son naturales.
    En los primeros años muchas de sus acciones han sido provistas por la naturaleza, a través de la evolución, con el objetivo de ayudarlos a sobrevivir.Sí, aunque a veces estas acciones sean difíciles de entender  o sean “inconvenientes” para nuestros modernos estilos de vida, se deben a la estructura y funcionamiento de nuestro cerebro, la cual sigue siendo muy similar a la de nuestros antepasados de hace 50,000 años o más.

    Esto se traduce, por ejemplo, a que los bebés actuales siguen estando “equipados” para llorar lo más fuerte que puedan si notan que están solos (aunque recién hayamos salido de la habitación).

    Y es que en aquel salvaje pasado, si un pequeño bebé humano, indefenso (sin garras, ni colmillos, ni pelo), no lloraba al quedarse solo y en vez de eso era “buenito y bien calladito” se convertía en el almuerzo fácil de un depredador.

    Los cambios evolutivos pueden requerir miles o millones de años para darse de forma natural.

    Así que en algunos varios miles de años en el futuro, tal vez nuestros bebés por fin reposen tranquilos  solos en su cunita intuyendo que mamá los vigila desde su teléfono móvil, mirando la imagen enviada por una camarita en el techo de su cuna.

    Pero mientras tanto seguirán llamándola con urgencia.Así que la respuesta normal o esperada por la naturaleza humana, es que los padres del bebé, sus cuidadores, respondan pronto y con interés a los llamados del pequeño.

    De la misma forma, la naturaleza de los niños pequeños es de explorar, jugar, gritar, MOVERSE! Es su forma de aprender. Por lo que cuando pretendemos que "estén quietos" vamos en contra de su naturaleza.

    Si no estamos conscientes de esto podemos perder la paciencia y tratar de forzarlos, pero si sabemos la realidad podemos encontrar vías alternas para facilitar la convivencia de los adultos con los niños pensando en el bienestar de todos (pero sobre todo de los pequeños, ya que es nuestro deber protegerlos).Y así es necesario conocer qué comportamientos naturales podemos esperar en las diversas etapas de nuestros hijos, esta información será importante  para desarrollar habilidades y lograr la mentalidad necesaria para poder guiarlos y cuidarlos al mismo tiempo que podamos mantener la armonía en nuestro hogar, sin castigos.

     

Sobre el Castigo

La psicología estudia la mente humana, la forma de pensar del hombre así como su correspondiente comportamiento tomando en cuenta las características personales en combinación con la influencia del ambiente.

Quienes han investigado el desarrollo psicológico que produce el castigo han concluido con bases científicas que todo tipo de castigo hacia los niños es dañino y es mejor evitarlo porque:

  • Les enseña que el poder, el control, el respeto y la madurez se ganan con violencia y con intimidación.
  • Produce resentimiento e ira. ¿De dónde crees que nace el bullying?
  • El niño se siente culpable y cree que no es valioso, deteriora su autoestima.
  • Evita que el niño madure y acepte su responsabilidad.
  • Acaba con la espontaneidad, el humor, la buena voluntad y la alegría de la infancia.
  • Disminuye la capacidad de amar.
  • Psicológicamente une al niño a su “verdugo” en un “lazo de culpa” destruyendo así su independencia y rompiendo su espíritu.
  • Disminuye el valor y la confianza causando timidez y cobardía.
  • Induce a sentir miedo y ansiedad, usualmente por el resto de la vida.
  • Le roba al niño la experiencia de libertad y el derecho a una infancia feliz.
  • Ningún adulto tiene más derechos que un niño, todas las personas tienen los mismos derechos.
  • La Regla de Oro puede guiarnos para decidir cómo tratar a los niños. Esta regla dice

“Has a los otros lo que quieras que te hagan a ti”.

Sólo sustituye la palabra otros por niños.

 

¿Crees en todas estas ideas?  ¡Excelente! Te será más fácil y satisfactorio hacer Disciplina Positiva. ¿Por qué?  Porque Criarás a tus hijos según tus creencias...

 

Image courtesy of [Idea go] FreeDigitalPhotos.net

About the Author

View all posts by

Leave a Comment

*

comm comm comm